La política comienza a inundar las redes sociales en Bolivia

Internet, blog, Facebook, Twitter, son las nomenclaturas que hacen al diario vivir en la sociedad postmoderna. Su influencia es tal, que en el mundo ningún político que se precie elude participar de estas plataformas de la nueva comunicación y ejemplo claro es la campaña electoral que llevó a Barack Obama a la Casa Blanca.

En Bolivia, la clase política apenas hace uso de las redes virtuales o los blogs, que sin embargo, se han convertido en herramientas para la difusión de criterios y el debate ideológico en la sociedad civil.

Internet en BoliviaLas palabras del canciller David Choquehuanca en torno al fin de una era, tal como se “predice” para este 2012, no quedaron exentas de las redes sociales e inmediatamente se dieron ácidas críticas y burlescas opiniones ante el reemplazo de la Coca Cola por el fresco de mocochinchi.

Este detalle pone de manifiesto la importancia de estas redes en la opinión pública que tiene acceso a ellas. Criterios en defensa de la autoridad y ataques férreos, como sucedió con el tema de la papaliza y el viagra llenaron espacio en la red virtual.

Por otro lado, ha surgido en el último tiempo un sector de defensores del régimen del Movimiento Al Socialismo (MAS), quienes no contentos con la hegemonía de los medios estatales en su alcance nacional, ahora emprendieron la propaganda política del gobierno de Evo Morales a través del Facebook. Prueba manifiesta es el anuncio del proyecto del teleférico La Paz – El Alto con el cual se pretende relanzar el slogan “Bolivia cambia, Evo cumple”.

Los detractores también se han manifestado, cuestionando el proceso de licitación directa o el monto de una obra que en otras capitales cuesta la mitad, aunque claro está que la topografía y condiciones atmosféricas de la hoyada paceña son diferentes a las de otros países.

Una de las características de las redes sociales es que una persona se inscribe o registra páginas, así como amigos, de acuerdo a una afinidad particular o interés general. Sin embargo, ahora se pueden advertir duros debates, sin restricciones de criterios o adjetivos, entre quienes apoyan la administración de Evo Morales o los que cuestionan al régimen.

La política ha ingresado a las redes sociales y los líderes de opinión pasaron de los medios tradicionales a los foros virtuales. Es el caso de Humberto Vacaflor, Iván Arias, Raúl Prada, Mirko Orgaz y otros menos conocidos afines al Gobierno como Ricardo Bajo o autoridades como Pablo Groux quienes manejan grupos dedicados a llevar el debate político hacia Internet.

Entre los opositores, además de los legisladores Fabián Yaksic o Andrés Ortega, que utilizan esta plataforma regularmente, también se encuentra a dirigentes como Soledad Chapetón, Rafael Quispe o la feminista María Galindo cada uno con su posicionamiento ideológico.

Pero lo que hace atractivo al Facebook en su relación a la política son los debates entre los usuarios. Un tema de amplio bagaje en los últimos días es el anuncio del teleférico, por el cual se mueven los comentarios más curiosos, así como los más pensados.

“Buena estrategia para despistarnos del caso YPFB....”; “Es lindo ver que tu país progresa pero Bolivia no es solo La Paz, que quede claro, y no es racismo, ni envidia, es solo un poco de ecuanimidad, algo que nuestros gobernantes de turno parece que no la tienen”; “No importa de quién fue la idea, la cosa es ejecutarla, el resto solo tuvo ideas y jamás hicieron nada por La Paz”; “Solo es campaña para la próxima elección”. “El proyecto es de quien lo realiza, de quien lleva a cabo, los nostálgicos de Mac Lean, deben agradecer a que su idea se lleve a cabo. En elecciones gana el que hace obras y es creíble, ambas son condiciones esenciales para la confianza y el voto, si el Gobierno lo hace antes de las elecciones bravo. Gana La Paz. Ahora puede hacerlo y no servirle de nada si sigue gobernando excluyendo. Así de simple”.

Estas reflexiones se convierten por sí mismas en un punto a ser tomado en cuenta para los políticos, siendo un índice de medición con mayor credibilidad que cualquier estudio de mercado y es que este fenómeno de la politización en las redes sociales, permite ver al individuo, llámese votante para la clase política, tal cual es, con sus expresiones propias e identificable en espacio y tiempo.

____________

Páginas virtuales crecen con riesgo de saturarse

“Ojo de gato” es la página que desde Oruro sube a Internet cada día las fotos que a veces pasan desapercibidas o son censuradas por los medios de comunicación. Imágenes de archivo que recuerdan de dónde vienen algunas autoridades, ministros jurando con la señal de la cruz y luego con el puño izquierdo, entre otras gráficas son su característica.

La instantánea donde el presidente Evo Morales se encuentra al lado de Gerson Rojas, exadministrativo de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) hoy implicado en un caso de corrupción, fue etiquetada precisamente desde las redes sociales.

“La Malapalabra Revista”, es otra página que cuenta con un carácter más cívico, pero que no puede evitar caer en el debate político. Con más de 5 mil “amigos” suscritos es un referente para medir el panorama coyuntural de la noticia y su influencia en la opinión pública, sobre todo juvenil.

“Dialogando con Iván Arias, un Abogado del Diablo”, es otro espacio para amplificar la cuestión política hacia la sociedad civil. Sin embargo, la popularidad de este sitio y de su mentor, el analista que tiene casi 5 mil suscritos y el grupo otros 3 mil también trae secuelas y riesgos como ser etiquetado con contenidos progubernamentales, hecho que desorienta a los cibernautas.

Empero, el analista explica que el fenómeno de las redes sociales y su relación con la política boliviana, ha trasladado el debate de los medios de comunicación tradicionales hacia estas plataformas. Si antes se abrían micrófonos en las radioemisoras y el gobierno de turno llamaba con insistencia para defender su gestión ante las críticas de la población, hoy se hace lo mismo pero en las redes sociales.

Las instituciones estatales como el Ministerio de Comunicación, por su parte, cuentan con sus páginas en Facebook, pero no ofrecen debate o interacción, pues la mayoría de las publicaciones en el muro son la réplica de la propaganda estatal de los medios controlados por este despacho.

El riesgo de todo este panorama recae en los usuarios ante la saturación de contenidos políticos en las redes sociales, hecho que está latente y con seguridad se amplificará en el proceso electoral de 2014.

____________

Influencia desde internet

Carlos Mesa Gisbert

Carlos D. Mesa, después de su paso por la política y el poder, retomó el contacto con la gente mediante sus blogs temáticos, sea en historia, arte o fútbol, logrando la aceptación popular ante una figura que evidentemente dejó un vacío dentro de la comunicación social.

Con breves observaciones al régimen de Evo Morales, aunque más abocado a ilustrar pasajes de la historia boliviana o sistematizar el desarrollo del deporte rey (trabajo conjunto con su hijo Borja Mesa), Mesa Gisbert logró superar recientemente las 150 mil visitas con entradas, comentarios y suscripciones que lo ratifican como un personaje que mantiene arrastre y respeto en la sociedad, aunque él prefiere seguir en perfil bajo.

Walter “Puka” Reyesvilla

Conocido por su pasión por la música, en especial The Rolling Stones, este productor audiovisual, músico y catedrático universitario logró imponer su blog pukacosa.blogspot.com durante los primeros años de publicación, entre 2008 a 2011 y previa a la irrupción del Facebook. Sus temáticas, siempre con prolija redacción, pasan desde el Rock, anécdotas personales, ampliación a la cultura general hasta críticas ingeniosas al régimen de “Emo”, que no es otro que el presidente Evo Morales, tomando sus iniciales a modo de apocope.

Reyesvilla mantiene en sus cuentas de Twitter y Facebook, un importante flujo de seguidores que lo hacen uno de los principales y respetados referentes de opinión.Tan solo para enero de este año, su blog registró 50 mil visita.

Samuel Doria Medina

Tal vez el líder opositor con mayor actividad en Twitter, con ingresos diarios donde expresa sus críticas al gobierno del MAS y reafirma su apoyo a los emprendimientos sociales y privados. En ese foro tiene casi 4 mil seguidores y su cuenta en Facebook lleva más de 5 mil amigos, siendo algo relevante para un político. Su mérito radica quizá en haber sido el primer político con serias aspiraciones de ser futuro Presidente del Estado, que empleó las nuevas tecnologías, abriendo en espacio de debate público donde su figura se ve expuesta desde las más sinceras felicitaciones como aquellas ruines descalificaciones.

“Estoy comprometido con Bolivia, y sé que unidos, podemos construir un mejor país.”, cita en su perfil.// El Diario

Comentarios