El Huayna Potosí y el Illimani no desaparecerán

Según los estudios del proyecto Grande, estos glaciares podrán conservarse.

El Illimani y el Huayna Potosí son, sin duda, los más importantes iconos de la ciudad de La Paz y El Alto, y por qué no decirlo del país. Es para todos los que vivimos en esta tierra un saber común, que estos apus o achachilas (deidades protectoras) a lo largo de la Cordillera Real y Occidental marcaron y marcarán nuestro presente, por ello, ¿podríamos imaginarnos a La Paz y El Alto sin estos achachilas y sin su cobertura glaciar?.

En una reciente visita realizada al proyecto Grande−iniciativa de investigación científica boliviano-japonesa−se conoció que se está consolidando un modelo matemático que permitirá saber con certeza en qué tiempo y en qué volumen se afectará la disponibilidad de agua para las ciudades de La Paz y El Alto.

Los nevados eternosAunque sus resultados aún son preliminares sus conclusiones previstas para el 2015 vienen resaltadas en rojo: Por un lado, los glaciares Tuni y Condoriri están condenados a desparecer (tal como sucedió con el Chacaltaya) y, por otro, aunque no se tiene certeza los nevados como el Illimani y el Huayna Potosí perderán parte de su base glaciar, pero no desaparecerán por completo.

Datos. Según los datos proporcionados por el Proyecto Grande y el Instituto de Hidráulica e Hidrología (IHH) de la UMSA en la región de los Andes está el 99 por ciento de los glaciares tropicales del planeta. El mayor porcentaje lo tienen Perú y Bolivia con un 20% respectivamente.

Los glaciares, que no son otra cosa que un conjunto de materia líquida compuesta de nieve y hielo, almacenan la historia de los cambios climáticos que ocurrieron hace más de 25.000 años atrás. Estudios realizados a partir de esos núcleos señalan que existen dos grandes influencias en los cambios climáticos que el planeta ya ha estado experimentando, por un lado, la variabilidad natural del clima provocada por los cambios en la excentricidad del planeta, y por otro lado, todos aquellos efectos provocados por la presencia humana como la emisiones de gases de carbono y el consecuente efecto invernadero.

La investigación nos permite afirmar que no todos los glaciares desaparecerán, al menos no totalmente. Pues, se ha comprobado la existencia de una Línea Altitudinal de Equilibro que está por encima de los 5.400 metros sobre el nivel del mar, donde no se ha verificado una pérdida masiva de volumen/superficie de los glaciares. Es decir, todos aquellos nevados que están por encima de esta línea altitudinal tienen mayores probabilidades de continuar proveyendo del líquido elemento aún estando en un acelerado proceso de desaparición de varios glaciares, que tendrá lugar en los próximos 50 años.

Con esta base, el estudio afirma que los nevados del Illimani y Huayna Potosí, no van a desparecer puesto que su altura es un factor determinante, explicó Edson Ramírez, docente e investigador del Instituto de Hidraúlica e Hidrología de la UMSA, quién también coordina el Proyecto Grande encarado por la ayuda japonesa.

Según los datos proporcionados por el proyecto grande, los nevados del Tuni y Condoriri para septiembre de 2013 ya perdieron un 49 y 62 por ciento correspondientemente de su superficie glaciar, en razón a que su altura está por debajo de la línea altitudinal de equilibrio, su futuro presenta condiciones similares a las del Chacaltaya que desapareció por cusas del calentamiento global.// La Prensa (BO)

Comentarios