El divorcio de los minibuseros y los voceadores

Al pasar por el centro de la urbe alteña de a poco se deja de escuchar el típico anuncio: Río Seco, Ex-tranca, Parado 8, San Roque, o el clásico “alisten sus pasajes, sueltito nomás”. Ahora los pasajeros son lo que deben abrir y cerrar la puerta del minibús y anunciar al conductor dónde se quedarán, esto debido a que el ingreso logrado al día ya no alcanza para pagar el servicio que ofrecen los voceadores, dicen los choferes. “Como el pasaje no subió tampoco se les puede aumentar, ése es nuestro problema… antes ganaban 30 bolivianos y ahora quieren ganar 50 bolivianos, y nosotros ya no ganamos nada”, explicó Mario Candia, conductor del sindicato de transporte “18 de Septiembre”.

              La ausencia de voceadores se percibe cada día cuando el ciudadano busca un minibús que lo lleve a su destino, para lo que deben usar el sentido de la vista y ya no el sentido del oído. Algunas personas se encuentran satisfechas, pero otras ven necesario este trabajo para los que lo necesitan.

Trabajo en El Alto              “Ya no se escucha el ruido de los voceadores, otros no respetaban, hasta en el oído te gritaban, era un dolor de cabeza caminar por la Ceja, claro que ahora también hay bocinazos y molestan, pero por lo menos un ruido menos en la ciudad”, señaló Adela Cruz, ciudadana alteña.

               Sin embargo, también se considera un trabajo necesario para los jóvenes, más que todo, así expresó Julian Mamani, conductor del sindicato Arcoiris. “Generalmente trabajan jóvenes de 15 a 25 años, incluso una vez un muchacho se acercó pidiendo trabajar por un plato de comida… este trabajo es necesario para jóvenes y niños de escasos recursos, pero también hay inconscientes que te jalan por lo menos 5 bolivianos, quisiéramos ayudarnos entre todos, pero la renta que ganamos al día es unos 300 a 350 bolivianos y ya no alcanza para pagar a los ayudantes”.

              Ahora los conductores optan por trabajar con sus esposas, hijos, sobrinos o algún familiar para economizar gastos y obtener mayor ganancia; actualmente este oficio desaparece en otras ciudades, sólo en la ciudad de El Alto y La Paz, continúan con este servicio en menor cantidad en comparación de gestiones pasadas.// Aquí Comunicación UMSA (BO)

Comentarios