Más allá de la Ceja: El municipio alteño muestra todo su potencial turístico

El Alto desordenado y comercial. De esa manera se define comúnmente a la urbe que tiene por lema la frase “siempre de pie, nunca de rodillas”. No obstante, este aparente prejuicio se ha convertido en una fortaleza gracias a que el gobierno municipal alteño ha hecho estudios que reconocen varios sitios de interés para el público nacional y extranjero.

La ruta de Qhutaña, la feria de la zona 16 de Julio, miradores por doquier, deportes extremos, vista de apachetas y wak’as, son solo algunos de los espacios que pueden ser explorados y que forman parte de los paquetes turísticos a disposición de la población desde octubre, como parte de una política de desarrollo productivo para restaurar y mejorar estos espacios de interés que buscan aumentar la visita de turistas a esta región.

Los únicos datos con los que cuenta la Oficialía Mayor  de Desarrollo Económico Productivo con respecto al flujo turístico señalan que en 2008 pasaron por El Alto entre 12.000 y 14.000 visitantes. El Instituto Nacional de Estadística (INE) reportó que en 2012 fueron 91.344 los viajeros que arribaron a la urbe, mientras que el año pasado llegaron 167.658 personas en vuelos regulares al aeropuerto internacional. Eso quiere decir que se trata de un lugar de paso.
Más allá de la Ceja: El municipio alteño muestra todo su potencial turístico“Para muchos, El Alto es solamente una zona comercial, porque se tiene la imagen de la Ceja y el aeropuerto”, comenta Diego del Carpio, responsable de Promoción Turística de la Alcaldía de El Alto, quien resalta que mediante un estudio elaborado por la municipalidad se reconoció casi un centenar de lugares con atractivos naturales, místicos y urbanos.

Según aquel análisis, que empezó hace dos años, existen 98 recursos y espacios turísticos, que por su variedad fueron segmentados en tres sectores. El primero es la zona Norte, donde se encuentran Alto y Bajo Milluni, zonas que se caracterizan por sus nevados, como Charquini y parte del Chacaltaya, además de lagunas de colores, apachetas, la mina Milluni y un cementerio que tiene una historia singular ligada a la etapa dictatorial en el país.

El segundo sector es el centro urbano, donde sobresale como principal atractivo la feria de la zona 16 de Julio, que se lleva a cabo los jueves y domingos en la zona del mismo nombre. Este fenómeno socioeconómico que genera la curiosidad de visitantes extranjeros, que comenzó en la década de los años 60 con puestos de venta en no más de tres cuadras, tiene en la actualidad innumerables comercios con varios barrios que forman la exposición al aire libre más grande de Bolivia y también de la región.

En esta misma zona existen miradores desde donde se puede observar casi toda La Paz y El Alto. Cerca de estos sitios considerados sagrados se encuentra la calle de los amautas y yatiris, en la avenida Panorámica de la Ceja, donde el turista puede hacerse leer la suerte y participar en una q’oa (sahumerio) o wajt’a (preparado) en honor de la Pachamama.
Más allá de la Ceja: El municipio alteño muestra todo su potencial turísticoEn el tercer segmento, denominado zona Sur, sobresale Amachuma, una comunidad donde se pueden apreciar chullpares y formaciones geológicas parecidas al Valle de la Luna, además de una diversidad de flora y fauna del altiplano.

Potencial
De las 98 atracciones con las que cuenta la ciudad, Promoción Turística ha escogido tres lugares como parte de un plan para empezar a mostrar todo el potencial de esta región ubicada a  4.080 metros sobre el nivel del mar. Posteriormente, mediante una rueda de negocios que se tiene previsto organizar para finales de octubre se ofrecerá a los operadores de turismo del país más de una docena de paquetes turísticos de la urbe alteña.

Hasta el momento, ninguna entidad privada ofrece las rutas alteñas, con excepción de la Empresa Estatal Boliviana de Turismo (Boltur). “El Alto es atractivo porque tiene un sinfín de recursos y destinos turísticos, pero no se los considera de esa manera. Lo que estamos haciendo es darlos a conocer y promocionarlos, y hacer que cada vez sean más conocidos primero por el paceño y después en el ámbito nacional”, asevera Lourdes Omoya, gerente ejecutiva de la entidad estatal.

Boltur pone a disposición de la población dos paquetes turísticos hacia la ciudad alteña. El primero es la ruta de Qhutaña, un recorrido a través de Bajo y Alto Milluni, mientras que el segundo es el recorrido por un tour esotérico, en el que se comparte con amautas para la lectura de la suerte con hojas de coca.
Más allá de la Ceja: El municipio alteño muestra todo su potencial turístico“Hemos tenido muchísima aceptación, mucha gente ha ido a visitar los atractivos turísticos en El Alto. Tienen un precio bastante económico y accesible para cualquier persona, y además representa un momento de esparcimiento, de tener contacto con la naturaleza y compartir con la comunidad”, afirma Omoya.

En la fase inicial se han llevado a cabo 15 ofertas turísticas a la ruta de Qhutaña. De acuerdo con Del Carpio, a través del proyecto municipal de visita a algunos sitios turísticos hubo 2.900 visitantes en 2012, 4.900 en 2013 y más de 6.000 visitantes el año pasado, por lo que se tiene programado aumentar la cantidad de turistas en los próximos años mediante estos proyectos municipales.

“En un mes podemos llegar de 300 a 500 visitantes, pero no es nada para más de un millón de habitantes en El Alto”, sostiene el encargado de Promoción Turística del municipio alteño.

Es por ello que, con el objetivo de acrecentar el flujo de gente que visita las atracciones de la ciudad, surgió un proyecto de ley municipal para declarar a septiembre como Mes del Turismo Alteño, el cual incluirá varias actividades.
Más allá de la Ceja: El municipio alteño muestra todo su potencial turísticoPor ejemplo, en la primera semana del mes se llevará a cabo el denominado turismo clásico, con un recorrido por varios lugares de la ciudad y sus miradores. La segunda semana estará dedicada al turismo esotérico, con incursiones a apachetas y wak’as. Para la segunda quincena se incursionará en turismo científico, mediante visitas al centro archivístico y al observatorio astronómico. Y la última estará dedicada al turismo de aventura, a través de jornadas de rapel, escalada en hielo y la ruta de Qhutaña.

El Alto, la ciudad que se caracteriza por ser aguerrida, trabajadora y de lucha, cuenta con sitios atrayentes que pueden generar mayor cantidad de turistas hacia el territorio nacional, lo que también implica la generación de empleos directos e indirectos. Con este proyecto se abre una posibilidad para que se vea a El Alto más allá de la Ceja.

‘Saraqaña rapel’ alteño
El Alto es una de las ciudades más altas del mundo, es por ello que el municipio tiene miradores que otorgan un panorama diferente de la sede de gobierno y la cordillera Real. Un ejemplo es el mirador Faro Murillo, que tiene una altura aproximada de 25 metros, donde cada 16 de julio el Alcalde paceño enciende la Tea para conmemorar el grito libertario de La Paz y la revolución de Pedro Domingo Murillo. Saraqaña rapel (bajar o descenso en aymara) se efectuó por primera vez en este sitio el 27 de septiembre de 2013 en conmemoración del Día Mundial del Turismo y, hasta el momento, más de 400 personas experimentaron el descenso con un panorama de La Paz y El Alto, con una mezcla de adrenalina y belleza paisajística.

La Unidad de Turismo organiza el Saraqaña rapel una vez al mes de manera gratuita, con guías alteños especializados en alta montaña y con toda la seguridad necesaria. El descenso es corto y dura entre dos y cuatro minutos, aunque en los primeros tres metros se experimenta un pánico total, que es recompensado por el panorama.

¿Qué llevar?
Es recomendable llevar ropa cómoda, ya que la organización otorga los implementos indispensables para la bajada por el Faro Murillo. Para participar en el Saraqaña rapel es necesario no tener problemas cardíacos y vértigo.

Costo
Esta actividad se realiza una vez al mes y no tiene ningún costo.

Contactos
Los contactos se hacen a través del muro de Facebook Turismo El Alto, o a los números 2829356 y 73066896, de la Unidad de Turismo.

City tour 16 de Julio
En la extensa y diversa feria 16 de Julio, considerada la más grande de Bolivia y Sudamérica, se mezcla lo nuevo con lo viejo.

La Unidad de Turismo del Gobierno Autónomo Municipal de El Alto, como parte de su política de promoción de sitios de interés, ha planificado un recorrido los días domingos que incluye el mercado de pulgas, lugar donde se ofertan antigüedades muy interesantes; la plaza Pacajes, un sitio donde se practica la complementariedad según la filosofía aymara; el sector de vestimenta para las cholitas, una calle muy colorida; la plaza Libertad, donde antiguamente se reunían los indianistas para debatir temas coyunturales. También se pasa por el sector de los kallawayas, el necrorrock (ideal para adquirir recuerdos); visita a un amauta para la lectura en hojas de coca y ch’alla en la wak’a Jamp’athu, para terminar con un show de las cholitas luchadoras. El city tour se inicia en la Línea Roja de teleférico a las 14.00 y concluye a las 17.00.

¿Qué llevar?
Se recomienda portar ropa ligera y abrigada, gafas de sol, protector solar y sombrero de ala ancha.
Costo

El city tour feria 16 de Julio no tiene ningún precio, aunque se recomienda tener al menos 40 bolivianos para la lectura de la suerte en hojas de coca (cinco bolivianos), entrada al espectáculo de cholitas luchadoras (10 bolivianos como costo promocional), y otros gastos.

Contactos
Los interesados en compartir una experiencia en la feria pueden contactarse con la Asociación de Guías de Turismo de El Alto a los teléfonos 78917176 y 78783411.

La ruta de Qhutaña Es una caminata (trekking) de 12 kilómetros, con seis horas de recorrido aproximadamente, a través de diferentes paisajes, miradores, apachetas, lagunas de colores, represas y desiertos que concluye en el cementerio histórico de Milluni.

La aventura de esta travesía oscila entre los 4.576 y 4.414 m.s.n.m., ideal para una aclimatación para los turistas que recién llegan a Bolivia. El sitio también es idóneo para realizar caza fotográfica de la fauna (vizcachas, lechuzas, allkamaris, gaviotas, halcones y lagartijas, etcétera).

Para visitar estos atractivos turísticos se puede tomar alguno de los buses desde la zona Ballivián, que parten de lunes a domingo desde las 06.30 a 08.00.

Si se cuenta con transporte propio debe seguir el camino que va a Chacaltaya. En la ruta hay miradores, apachetas, lagunas de colores y el desierto de Ch’usa Marka.

Recomendaciones
Se recomienda llevar ropa abrigadora, gafas de sol, protector solar, sombrero de ala ancha, zapatos para caminata (con huella profunda), ración de comida y agua.

La comunidad abrió un restaurante de comida típica, aunque se debe hacer una reserva previa.

El paquete que oferta la empresa estatal Boliviana de Turismo (Boltur) cuesta 105 bolivianos, que incluye seguro de viaje, almuerzo comunitario, box lunch ligero, un guía de turismo local y transporte.
Para el recorrido por la ruta de Qhutaña se puede llamar al teléfono de Boltur 800107060, o comunicarse con José Luis Poma, presidente del Comité Impulsor del Turismo Comunitario Alto Milluni (CITCAM), al número de celular 76265618.// La Razón.com

Comentarios