El Alto: Comunidad El Ingenio sufre por cuatro tipos de contaminación

Deficiencias en el manejo del relleno sanitario de la comunidad El Ingenio de la ciudad de El Alto derivan en que los pobladores del lugar estén expuestos a cuatro formas de contaminación: por aire, suelo, agua y a nivel social, lo cual puede originar graves enfermedades.

El relleno sanitario de El Ingenio opera en la comunidad rural del mismo nombre hace 20 años y la contaminación que genera en el lugar es un tema de salud pública, afirmó el ingeniero ambiental y docente de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) William Choque.

El profesional indica que es evidente la contaminación en el aire debido al biogás que se desprende de los desechos acumulados y los olores que salen de las piscinas de lixiviados (líquido resultante de un proceso de percolación de un fluido a través de un sólido), además de tener en el paisaje promontorios de basura, y los camiones trasladan al menos 700 toneladas diarias de basura, según explicó Colina. 

La basura en El AltoA esos dos aspectos se suman los factores de contaminación identificados en el informe técnico ambiental realizado por técnicos del municipio, luego de que se produjera el derrame de lixiviados en terrenos aledaños al relleno sanitario. El informe señala que en el lugar se produjo daño ambiental tanto en el aire como en el suelo y el agua. 

Choque señaló que estos daños ambientales no desaparecen rápidamente y que en el mejor de los casos, hablando específicamente del derrame de lixiviados, los efectos podrían superarse en un tiempo mínimo de dos años. 

Efectos

El profesional remarca que la exposición a la contaminación ambiental implica daños a la salud de los comunarios, los cuales se pueden manifestar a largo plazo, sobre todo por la exposición al biogás que contiene cantidades de metano, sustancia que genera una gran predisposición a adquirir cáncer. 

Choque también señaló que mientras existan deficiencias en el manejo del relleno sanitario, como la exposición de basura al aire libre, la población que vive en el sector estará expuesta a contraer males digestivos y afecciones a la piel. 

“Aunque ya son años que estamos conviviendo con el relleno, siempre estamos con dolores de cabeza y nuestros hijos se enferman del estómago”, relató Eva Chura, una comunaria del lugar.

Ignacio Valencia, otra pobladora de la zona Las Lomas, ubicada a un kilómetro del botadero de basura, señala que el olor del relleno llega a su barrio especialmente por las noches y es tan fuerte e insoportable que “no hay caso de salir al patio, de abrir la puerta o ventana porque el olor ingresa a los cuartos y la familia ya está enferma con dolor de cabeza o vómitos”. 

Recuperación

El concejal Juanito Angulo expresó su preocupación por el daño en la salud de los más de 3 mil comunarios en el inmediato, mediano y largo plazo. “Sabemos que El Ingenio no va a rehabilitarse de inmediato, sino que tomará su tiempo”, indicó, y alertó que este espacio está agotando su vida útil, pero las autoridades ediles no manejan este problema con seriedad. 

Choque dijo que el tiempo de recuperación del terreno se establecerá en el plan de cierre del relleno sanitario pero hace notar que la basura, de acuerdo a si es orgánica o inorgánica, tarda entre 20 a 35 años en biodegradarse.

“El relleno sanitario es una bomba de tiempo porque el último rebalse de lixiviados afectó hasta el lago Titicaca".

Nancy Mamani
Concejal de El Alto

--

Dirigentes guardan un sospechoso silencio

Por una semana, Cambio se contactó con dirigentes de la comunidad El Ingenio solicitando una entrevista para hablar sobre el cumplimiento de compromisos de la Alcaldía para compensar los efectos a los que la población está expuesta por el relleno sanitario. 

Los dirigentes, entre ellos Macario Uruchi, evitaron hacer el contacto, pese a que el equipo periodístico de este medio visitó el lugar en dos ocasiones. 

La concejal Nancy Mamani lamentó que exista este código de silencio entre los dirigentes comunales y señaló que a oídos de los concejales llegan versiones de habitantes de base sobre el descontento que hay con el relleno sanitario y la falta de cumplimiento de los compromisos asumidos por la Alcaldía. 

Citó que después del derrame de lixiviados de 2016 la alcaldesa Soledad Chapetón se comprometió a dotarles de agua potable. Entregó tanques pero los cisternas nunca llegaron.// Cambio

Comentarios