El Evo se ha estido

“El poder es como un explosivo: o se maneja con cuidado, o estalla” decía Enrique Tierno Galván
El día domingo sin duda fue un día importante para Bolivia, porque se decidía si un gobernante podía manipular la constitución en beneficio propio bajo el argumento de continuidad o ya era hora de ponerle un alto a sus afanes prorroguistas.

Si bien el mismo domingo se conocía a través del conteo rápido que la opción del No había ganado, desde el gobierno se negaban a reconocer su derrota. Finalmente se conoce que al 97,72% de las actas computadas el 51,30% han rechazado la modificación del artículo 168 de la Constitución Política del Estado (CPE) que buscaba permitir otra nueva reelección de Evo Morales y Álvaro García.

Seguramente no se esconderá el sol ni se escapará la luna, ni tampoco habrá tristeza, tal como había anunciado el vicepresidente Álvaro García Linera.

Esperemos que el presidente Evo Morales Ayma gobierne para todos los bolivianos estos cuatro años que le resta en el poder. Luego podrá irse feliz y contento a su chaco, tal como aseguró en días pasados.

Gabriela Montaño, presidenta de la Cámara de diputados deberá tener más cuidado en el futuro con la información que maneja, ya que aseguraba que el Sí había ganado el referéndum.

Hugo Siles, ministro de Autonomías que no confiaba en los datos de boca de urna,  con los datos conocidos ya habrá visto a favor de quién se decidió el empate técnico. Esperemos que por la derrota no derrame lágrimas de cocodrilo.

Hugo Moldiz, jefe de campaña del Sí, debe saber que la guerra sucia iba y venía en ambos sentidos, desde el oficialismo y la oposición.

Ahora quedan cuatro años para construir nuevos liderazgos en un lado y en otro. Basta ya de confrontación sin sentido.






Comentarios